Gool

24 Mar 2019 | 1 minute read

Obviamente no podía faltar el toque ñoño, no sólo de fútbol vive el hombre. Este al menos.

Mientras escribía el post, noté que la palabra Gool de alguna manera se parecía a Emma (vicio de computólogo?).

Cómo sería esto? La letra G en su representación ASCII corresponde al número 71, mientras que la o al 111, y la l al 108. Tanto la G como la o están, respectivamente, a distancia 2 de E (69) y m (109), aunque de la l a la a (97) hay una diferencia de 11 (las distancias también valen si consideramos el alfabeto en inglés, ese que no tiene ñ).

Hm… y entonces nada que ver? Momento!

Si tomamos esas diferencias (2, 2, 2, 11), claramente(?) distinguimos la factorización en primos de un número: 2 x 2 x 2 x 11 = 88

Ajá… y con eso qué?

  • La duración normal de un embarazo oscila entre 38-42 semanas
  • Emma nació pasada la semana 40; quien dice 40 y pico, dice 41
  • Diviendo 90 (minutos) en 42 (semanas), nos da 2.14 aproximadamente (es decir, cada semana de embarazo equivale a 2.14 minutos)
  • 41 semanas serían 41 x 2.14 = 87.74 minutos, pero haciendo uso de alguna licencia poética, redondeemos a 88
  • Vimos que 88 factorizado en primos resulta en (2, 2, 2, 11)
  • Y si a la palabra Gool le “restamos” esos primos, obtenemos…

Emma

El Gool a los 88 minutos no fue casualidad.

#!/usr/bin/env python
gool = 'Gool'
primes = [2, 2, 2, 11]  # factorización en primos de 88
print(''.join([chr(ord(ch) - i) for (ch, i) in zip(gool, primes)]))
# Emma

Categories:

Updated:

Comments